sábado, 25 de marzo de 2017

Tú, nada más

 
 

 Tú, nada mas

 





Marcel; indiferencia. Anel; fragilidad. Sin saberlo viven escondidos en sus propias sombras, en sus mundos sin luz, en la soledad. Pero de pronto algo cambiará y después de defender a esa chiquilla flacucha en aquel salón de la universidad, se encuentra atraído por su tranquilidad, tentado por su ingenuidad, y es por eso que la arrastra a un juego en el que desear es la parte medular, en el que sin notarlo, todo se transformará. ¿Será sencillo continuar esa gélida realidad a pesar de que como estrellas en la noche iluminan su oscuridad? ¿El deseo que su mera cercanía despierta, no exigirá más? ¿La posesividad es parte de la necesidad? ¿Por qué a su lado, todo parece mejorar?









La familia es aquella que debe cuidarte, quererte, amarte, proteger como nadie más te daña, cuando el enemigo está en casa, cuando se vive con miedo, temor, angustia ¿Qué hacer? La vida pone demasiadas pruebas depende de uno salir adelante.
  

Un dia podemos estar en lo más alta de una montaña saltando de felicidad y al dia siguiente abajo solos, cuando ya no se tiene porque luchar, por salir adelante a que aferrarse, solo se vive como un alma perdida.



Puede que, si sean dos almas y corazones perdidos, pero ¿Cuándo se encuentre que puede suceder?



Tú, nada más.






Anel; Fragilidad, sin duda alguna, dulce, hermosa, tierna, la personificación de una chica con el mundo de color de rosa, pero detrás de esa persona ¿Qué hay? ¿De esa mirada? ¿De ese silencio? Cuando su mundo choca con él todo cambia, su vida, sus sentimientos.


La paz, la confianza que estar con aquel chico rudo, frio es sin duda inquietante.



 


Marcel; Rudo, frio alguien sin nada más que mostrar, el pasado es el peor enemigo de uno, la culpa, sin nadie por quien luchar, sin nadie por quien ser feliz. 

La Posesividad, la tranquilidad que aquella chica le brinda a su vida es sin duda desconcertantes.






Anel y Marcel son dos distintas personalidades, mundos ¿Los polos opuestos se atraen? Sin duda alguna que sí, cuando la vida te deja sin aquello que llamas amor es imposible verlo cuando aparece para el no hay un momento exacto puede estar ahí sin que lo veas.





Cuando tu mundo se vuelve oscuro, necesitas un pequeño rayito de luz, una pequeña estrella que este ahí para iluminarlo, sin importar que las situaciones, los miedos, las inseguridades pueden opacar un amor dulce, tierno, verdadero por supuesto.



La fortaleza, la seguridad, confianza, el amor sin duda son el motivo por el que luchar, por el que darlo todo, Marcel y Anel son opuestos, pero a pesar de ello y del paso y presente que cada uno trae acuestas sin duda alguna el motivo por el que esa persona sea su <<Tu, nada más>>







TU, NADA MAS EN WATTPAD
(pincha en la imagen parta leer los primeros capitulos)

https://www.wattpad.com/story/27092719-t%C3%BA-nada-m%C3%A1s-%C2%A9/parts





 5/5

















  











"El problema no es el suspiro, sino quien provoca ese suspiro"
-Afrodita


















2 comentarios:

  1. ¡Holaa! Acabo de descubrir tu blog y me quedo por aquí :)
    Vi la portada por Twitter y me llamó mucho la atención y la verdad es que la apunté para investigar un poco sobre ella pero viendo tu reseña quiero leerla y ver que tal porque tiene pinta de ser de los que me gustan ;)
    Muy buena reseña!
    Un beso y nos leemos <33
    Te dejo mi blog por si quieres pasarte http://deliriumnervosa.blogspot.com.es

    ResponderEliminar