martes, 16 de mayo de 2017

¡CRISIS LECTORA!

¿A cuántos les ha pasado que tienen muchas ganas de leer, pero aún así no pueden? ¿Tratas de encontrar un libro que te agrade, pero ninguno te atrae? ¿Tratas de continuar un libro, pero por más páginas que avances, sientes que es interminable? 


Entonces estás ante una ¡crisis lectora! Lo que es COMPLETAMENTE NORMAL Y CURABLE, siempre y cuando sepas reaccionar ante ésta.

Hay muchas razones por las que podemos sufrir una crisis lectora, acá algunos ejemplos.

*Estrés: Aunque muchas veces, leer sirve para alejarnos de todo lo que nos rodea, hay ocasiones en que necesitamos darnos un respiro, y leer no nos ayuda.

*Aún estás con el libro anterior: Por razones que desconocemos, hay libros que se quedan con nosotros más tiempo del que imaginamos, y eso hace que leer otro nos cueste más de la cuenta.

*Estás deprimido/a: Nuestro estado anímico influencia mucho en nuestros quehaceres diarios, incluso en las cosas que amamos hacer.

*Falta de tiempo: Por más que tengamos una lista de lectura que crece día a día, hay ocasiones en que el día parece irse volando a causa de todas las cosas que tenemos que hacer (escuela, casa, trabajo), y la lista se mantiene creciendo en vez de disminuir.

*Leer demasiado: ¿Han escuchado la frase “todo en exceso hace mal”? Pues también se aplica a los libros. Volverte loco leyendo cuanto libro llegue a tus manos, puede llegar a ser perjudicial.



Teniendo ya en cuenta algunas de las razones que pueden causarnos una crisis literaria, ahora también necesitamos saber qué tenemos exactamente, no es de vital importancia, pero de todos modos ayuda. Hay dos principales crisis lectoras, y aunque algunos las consideren iguales, para mí nunca ha sido así.

RESACA LITERARIA:
Es cuando no puedes, por más que lo intentes, leer un libro/serie/saga nuevo, porque estás aún recordando una historia anterior. Viviendo en ese mundo, recordando situaciones, frases, volviendo a releerlo en tu mente.


BLOQUEO LECTOR:
Se dice así, cuando al querer empezar o continuar un libro, no puedes hacerlo. Te parece tedioso, cliché, mal escrito, mal argumentado, tiene todos los “no leer” de tu lista, pero desde hace tiempo que tienes ganas de leerlo.


Y ahora por fin llegamos, a los tips:

1. No te frustres o molestes. Tener una crisis literaria, es algo COMPLETAMENTE NORMAL. Si es la primera vez que te ocurre, no te preocupes, si te relajas y te tomas tu tiempo, pasará.
2.   No te obligues a leer. El que te fuerces a ti mismo a hacer algo que tu cuerpo no quiere, en vez de hacer que mejore, hará que empeore.
3. Descansa. Cuando amamos leer, no dimensionamos la cantidad de libros que leemos, y eso nos puede afectar. No está demás tomar un descanso de vez en cuando.
4. Busca otra forma de distracción, deja los libros. El quedarte mirando los libros que tienes y frustrándote porque no puedes leer, no ayuda. Así que, sal con tus amigos/familia; ve series; ve películas; aprende a cocinar algo; escribe… haz algo fuera de la rutina de estar leyendo.
5.     Elige otro género. A pesar de que hay un sinfín de elecciones para leer, a menudo terminamos centrándonos en sólo un tipo, porque es el que nos agrada. Pero NO TENGAS MIEDO A INCURSIONAR EN OTROS MUNDOS. Desde poesía hasta un periódico, o un libro de un género que no suelas leer, lo importante es abrirte a nuevas formas de lectura.
6.    Respira. Tan simple, relájate y respira.



Ahora, cuando ya sientas que estás un poco más despejado o apto para volver a leer, no intentes todo de una vez, hazlo a pasos de bebé.

*Intenta releer ese libro que amas con todo tu ser, el favorito de tus favoritos. Volver a ese libro que tanto amaste, te hace tener ganas de continuar haciéndolo.

*Di “NO” a los libros extensos. Si quieres poco a poco retomar tu ritmo de lectura, intenta con libros ligeros, sentirás que vas avanzando y volviendo a ser como antes.

*Cuestiónate a ti mismo. Haz un “Pregunta&Respuesta” personal. Pregúntate cuál fue tu primer libro, cuál es tu auto/libro/género preferido. Preguntas que te hagan recordar porqué elegiste leer.

*Habla con algún amigo lector. Puede también ser algún grupo de lectura. Relaciónate con gente que tenga tus mismos gustos, y pídele que te recomiende algún libro, o simplemente habla de libros en general.

Y por último, pero no menos importante, recuerda…


“NO LEAS POR COMPETENCIA, LEE POR PLACER”

->Artemisa<-

2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    No es algo que suela pasarme, pero cuando el estrés o las preocupaciones no me dejan desconectar y nada me atrae, suelo darme un tiempo de descanso y me dedico entonces a escribir (me presento a algún certamen, concurso...) y normalmente de la escritura me paso a la lectura, como si lo pidiese el cuerpo...

    ¡Ánimo, todo pasa, son rachas!
    Un besito.
    Yolanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en eso tienes razón, tomarnos un descanso es lo mejor que podemos hacer :)

      Gracias por tus consejos, beso a la distancia :*
      ->Artemisa<-

      Eliminar