Reseña: SICK FUX - Tillie Cole




¡Ay, ay, ay! Cómo he temido leer éste libro, es que no saben la de cosas que me habían dicho de él, las críticas que hacían… y a pesar de que es un género literario que NUNCA (énfasis en el NUNCA) he leído, la curiosidad pudo conmigo.
Al ser un libro relativamente nuevo, trataré de no hacer spoiler pero sí decirles lo suficiente para que se animen a leerlo, si se atreven.





SINOPSIS:
Cuando Ellis Earnshaw y Heathan James se conocieron cuando eran niños, no podrían haber sido más diferentes. Ellis era ruidosa y hermosa -todo cabello rubio, risas y sonrisas brillantes. Heathan era oscuro y melancólico, y estaba obsesionado con ver las cosas morir.
El par forjó una improbable amistad, única y extraña. Hasta que fueron despedazados por la crueldad enferma de otros, separados durante años, ambos encerrados en un infierno perpetuo.

Once años más tarde, Heathan está de vuelta por su chica. De vuelta de un lugar del que pensaba que no había salida. De vuelta buscando venganza de los que les hicieron daño.

El tiempo ha hecho que el alma de Heathan se oscurezca, contaminada por el odio y la sed de sangre.

El tiempo ha hecho de Ellis una concha de su antiguo ser, una niña perdida en la inmensidad de su dolor.

Cuando Heathan saca a Ellis de su prisión mental, reviviendo la esencia de quién era una vez, a traves de un agujero de conejo irán.

Con malicia en sus corazones y venganza en sus venas, buscarán a los que los lastimaron y destruyeron.

Uno a la vez.

Cada uno más mortífero que el anterior.

TIC TAC.

Romance Oscuro Contemporáneo. Contiene situaciones sexuales explícitas, violencia, temas sensibles e inquietantes tabues, lenguaje ofensivo y temas muy maduros. Recomendado para mayores de 18 años.



Dolly y Conejo son los sobrenombres de nuestros protagonistas principales; Ellis y Heathan son sus nombres reales. Son los nombres de esos niños que vivieron un infierno a manos de aquellos que, se suponía, debían velar por su seguridad. Ellis y Heathan fueron dos víctimas de actos horribles que desencadenaron la existencia al completo de Dolly y Conejo, ya que así se llamaban entre sí desde pequeños, dos “alter egos” sedientos de sangre y venganza.



Si eres alguien sensible a los abusos, maltratos, asesinatos, sangre y demáses, NO LEAS ÉSTE LIBRO, no harás más que perder el tiempo y criticarás un libro que, desde el inicio, no debiste leer, y estoy hablando en serio.
La temática que tiene “Sick fux” es muy real, siniestra incluso, trató éste tema con cruda realidad, y eso es algo que me gustó (ya les conté que amo los libros realistas). Siento que había que darle la importancia que se debía, no pormenorizar un tema que ocurre en la vida real, y está bien, puede ser que algunos lo encuentren… excesivo, pero para mí no fue para nada así. Tillie nos lo relató con todas sus espinas y sin flores. Además el haber mezclado su mundo con el de “Alicia en el país de las maravillas” me pareció sorprendentemente atractivo y le da un toque especial al libro.
Lo más extraño de prácticamente tener un retelling de “Alicia en el país de las maravillas” es que, para quienes lo hemos leído o quizá visto las películas, podríamos decir que la autora estaba bien fumada cuando lo escribió jajaja pero en “Sick fux”, Tillie Cole lo cambia todo y lo moldea a su gusto haciendo que el universo todo loco de Lewis sea el mundo cuerdo de nuestros protagonistas.
No me queda mucho que decir, amé éste libro, pasó rápidamente a convertirse en uno de mis favoritos, y de esos libros que estoy segura volveré a leer una y otra vez. Es ese amor entre Conejo y Dolly que aún siendo tan retorcido, es hermoso… retorcidamente hermoso, no hay otra palabra. Su amor supera todo lo malo, les da una razón de vivir a través de  toda la oscuridad.

Oscuridad que fue vengada, ¡y bien vengada! Sé que no somos quiénes para juzgar ni decidir tomar una vida con nuestras manos, pero apoyo lo que hicieron, el mundo en que vivían era mucho mejor sin tanta escoria. Y sé que salvaron a muchas personas.



Le doy 5 Olimpos, y si pudiera darle más, sin duda lo haría. Es un libro que te muestra sin pudor y sin morderse la lengua el lado oscuro que hay en el mundo, ese que aunque no queramos verlo, está presenta a la vuelta de la esquina. Como ya he dicho, Tillie nos lo ha dado sin tapujos ni temor, y se ha ganado mi admiración por eso.
Sin duda “Sick fux” es un libro que recomendaría a todo aquel que lo pueda soportar.
 Así que ya saben, Olimpo. ¡Hora del té!.
>Artemisa<